Tuesday, April 23, 2013

No se necesita el mundo para ser feliz (la torta)


En el mundo hay dos cosas que imperan, la felicidad, y la tristeza,  y hay momentos que  cuando somos niños se nos quedan en la mente, y no se ustedes pero yo prefiero recordar siempre los momentos mas felices de mi vida (y no que olvide los momentos infelices).    Y la verdad es que en esa etapa de nuestra vida no necesita uno de mucho para ser feliz. (o infeliz dependiendo el caso)
                       
Recuerdo que tendría yo talvez nueve años de edad y me lanzaba con mi cajón de bolear a deambular por las calles de san Ángel allá en la capital de mi gran México querido haciendo lo que tenia que hacer para ganarme unos centavitos (boleando zapatos) para reponer el dinero y completar la semana (cuando me había gastado el dinero que mi papa' me dejaba para que pasara la semana que me quedaba solo en casa) me tope con un sin fin de cosas, conocí muchos de esos niños que deambulaban al mismo tiempo que yo pero con la diferencia que sus necesidades eran bastante mas grandes que las mías considerando que ellos "trabajaban" por necesidad y yo prácticamente "trabajaba" por gusto.   Como quiera que sea uno de los eventos, o momentos que me viene mucho a la mente es sin duda el de una ocasión en que al pasar por una calle donde se encontraba un negocio de mudanzas mire a un tipo bien vestido (de traje) y me le acerque para preguntarle si le boleaba sus zapatos y el me dijo que si.
                      Mientras lo hacia, escuchaba como esa
persona conversaba con los que llegaban al negocio y veía como lo trataban con tanto respeto y que lo que fuera que el quería que hicieran la gente lo hacia con rapidez.   Con una prontitud que me sorprendió  y bueno, al terminar de bolearle los zapatos me pago y al mismo tiempo me dio un boleto (de esos que te dan en las rifas) y me dijo, "ve a la fonda de la señora Maria y dile que vas de mi parte" yo tome el boleto y sin mucha gracia me fui a la fonda de la señora Maria, (la verdad no recuerdo que pensaba mientras me dirijia hacia allá)  y al llegar a el lugar note que estaba lleno de chamacos, todos (me imagino) los había enviado ese señor  y cuando le dije a la señora Maria que de parte de quien venia yo, me ha dado una tremenda torta!! super rica! de mole con pollo y arroz y mi coca cola!!.

No,no,no,no,no, esa torta estaba huérfana! (espero que sepan lo que quiero decir) era una cosa impresionante! estaba riquísima!   (y con tan poquito) era yo el niño mas feliz del mundo en ese momento (descontando a toda la chamacada que estaba ahí)  y después (talvez ese mismo día) me entere que era el día del niño y entonces comprendí el porque de todos esos niños en la fonda de la señora Maria.
 Esa torta nunca se me ha olvidado, aun hoy en día de vez en cuando cuando voy al restaurant y me ordeno una torta de mole con pollo y arroz, claro no me sabe igual, pero me trae la misma sensación al estarla comiendo.  Bueno hasta aquí con esta historia, continuo con las otras, sigan consumiendo sus vegetales, agréguenle pollito, o pescadito, o huevito, algo que la haga mas apetecible, y yo vuelvo después, cambio y fuera.

la foto del bolerito es de oaxacadiaadia.com

1 comment:

  1. Well here i am writing a comment on your blog my friend. It's true that we remember the happy times of our childhood an of course they were the happiest times well for me they were.
    Que recuerdos tan lindos tengo yo de mi ninez (creo que hasi se escribe lol)
    Cuando te vuelva a leer por el chat haber si me explicas k son toras huerfanas eh.
    Porque esta Tejana no sabe jejeje.
    Bueno amigo que tengas lindo dia te cuidas

    ReplyDelete